El Almonte, único gran río extremeño sin embalsar

1

Desde su nacimiento, en Las Villuercas, y hasta su desembocadura, en el Tajo, el río Almonte y sus riberas albergan una extraordinaria riqueza floral, faunística y arqueológica. Estamos ante el único gran río de Extremadura que posee un cauce libre de embalses. Esta circunstancia ha permitido la conservación de sus valores medioambientales, etnográficos y arquitectónicos. A pesar de todos estos méritos, el Almonte aún carece de mecanismos de protección especial. Recientemente, se han creado plataformas en defensa de este río cacereño y en contra de la proyección, finalmente descartada, de un embalse que abastecería de agua a Cáceres capital y localidades cercanas.

El Almonte, único gran río extremeño sin embalsar

El corzo se ha extendido, gracias al Almonte, por áreas muy alejadas de sus primeros asentamientos en Las Villuercas. Aves como búhos reales, águilas perdiceras, águilas imperiales o águilas reales son algunos de los majestuosos vecinos que pueblan el curso del río. Por otro lado, especies vegetales como tamujos, fresnos o encinas abundan en las orillas.

El río Almonte es mucho más que flora y fauna. Existen restos arqueológicos y elementos arquitectónicos dignos de protección, a lo largo de todo el cauce. Enumeramos algunos de ellos:

  • Villeta de Azuquén. Restos de un antiguo asentamiento musulmán, ubicados en la confluencia de los ríos Tozo y Almonte, en el término municipal de Trujillo y próximos a la localidad de Monroy. Destacan la necrópolis y la buena conservación de una parte de la muralla, elaborada en mampostería.
  • Molinos de harina de Monroy. 
  • Puente del Conde.
  • Puente de Jaraicejo.
  • Puente de Don Francisco.

Aún existen sin datar más de veinte zonas con restos arqueológicos en las riberas del Almonte. Por tanto, sólo se conoce una pequeña porción de las riquezas que albergan sus orillas. Todas ellas, sumadas a los tesoros de fauna, flora y medioambientales, en general, son motivos suficientes para dotar de protección al único río de la Península con más de cien kilómetros de longitud, que aún fluye libre entre encinares y dehesas.

Río Almonte

Fuente | Los Caminos del Agua-Canal Extremadura TV

Foto | Flickr-Graneits

También podría gustarte Más del autor

1 comentario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.