La Preciosa Sangre

2

La iglesia de San Francisco Javier, también conocida como La Preciosa Sangre, es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad de Cáceres. Se trata de un templo jesuita de estilo barroco, situado en el corazón de la Parte Antigua, en la Plaza de San Jorge. Comenzó a levantarse en el siglo XVII y las obras finalizaron a mediados del siglo XVIII.

La Iglesia de San Francisco Javier o Preciosa Sangre es uno de los monumentos de Cáceres

La Preciosa Sangre se erigió por iniciativa de Francisco de Vargas y Figueroa, junto al que fue Colegio de la Compañía de Jesús. Sin embargo, esta congregación disfrutó pocos años del edificio, pues sus miembros abandonaron la ciudad en 1767.

El arquitecto del templo fue Pedro Sánchez Lobato, quien diseñó la iglesia sobre una planta de cruz latina, con capillas laterales y crucero cerrado por cúpula con linterna. El retablo mayor es de estilo rococó y de tipo cascarón. El motivo central es un lienzo apaisado y pintado al óleo, que representa un milagro de San Francisco Javier. Se cree que esta obra, datada en el siglo XVIII, fue creada por algún miembro de la Escuela Napolitana.

La Iglesia de San Francisco Javier o Preciosa Sangre es uno de los monumentos de Cáceres

Las dos torres de este templo cacereño se divisan desde muchas zonas de la ciudad. Fueron construidas en mampostería y sillería y están rematadas por chapiteles piramidales. En el centro de la fachada, una hornacina alberga una imagen de San Francisco Javier y un escudo de Castilla y León, ambos elementos rematados por un frontón partido.

La iglesia es conocida como La Preciosa Sangre, porque en 1899 comenzó a custodiarse por los padres misioneros del mismo nombre. En la actualidad, este templo alberga el Centro de Interpretación de la Semana Santa de Cáceres.

También podría gustarte Más del autor

2 Comentarios

  1. Atrio, lujosa combinación de tradición y modernidad | SoloCaceres.com

    […] Atrio supuso la cristalización del sueño de sus artífices: José Antonio Polo y Toño Pérez. Los dos abrieron al público el antiguo Atrio en el año 1986. Empezaron con modestia en el céntrico local próximo al Paseo de Cánovas, pero poco a poco el proyecto empezó a ganar fama, prestigio y popularidad. En 2010, su idea se trasladó a la actual ubicación, en el casco histórico de la ciudad. […]

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.